lunes, 1 de agosto de 2016

Nuestra última estación

 
 
Llegamos. Desde hace 10 días somos padres. Mi niño bonito, pequeño, soñado es tan perfecto como imaginé.

Nada es comparable a esta sensación, a este amor inmenso, a la paz de nuestra casa que ya tiene su olor.

La canción que le cantamos durante el embarazo es ahora nuestro himno: “Ens en sortim” Lo conseguimos. Y lloramos los dos, al escucharla, mientras él sonríe. Nuestro milagro. Nuestro regalo.

Nada más conocerle la vida nos puso una prueba más. La cesárea se complicó. Nos asomamos al abismo. Se helaron las sonrisas y las horas. Pero salimos adelante. Cuando consiga alejar la pesadilla escribiré sobre ella. Por el momento prefiero dejarla en un cajón.

Nuestra última estación es tan dulce, tan luminosa, que nada puede oscurecerla. Desde ella os escribo, sentada en un banco de madera, viendo alejarse el tren al que nos subimos hace 4 años.


Respiro.


Recuerdo.


Y aquí me quedo, por fin.


 

5 comentarios:

  1. Llorando me tienes! Te leo desde el principio. Tu historia es tan, tan parecida a la mía, q te leo y es como si yo misma la escribiese...a mi me quedan dos meses para conocer a mi amor pequeño, después de cinco años buscándole no veo el momento de tenerle entre mis brazos...
    Me alegro muchísimo de q por fin podáis disfrutaros. Enhorabuena familia.
    Clara.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Oh muchísimas felicidades familia! Ahora toca recuperarse y disfrutar de tu peque. Un abrazo muy fuerte, ha sido duro pero por fin lo habeis conseguido :-) Gracias por compartir tu historia

    ResponderEliminar
  4. Dios mio! Felicidades guapa! Ayys con la mierda de la cesarea... jo, ya nos contaras...

    Ahora a vivir este presente tan maravilloso y de esta nueva etapa, lo LOGRASTE un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  5. Que bonito.....felicidades! Que mas puedo decirte? Disfrutad de vuestra nube, os lo merecéis!

    ResponderEliminar