jueves, 8 de septiembre de 2016

Cesárea programada y atonía uterina



Mi Niño Bonito cumple este viernes 7 semanas. Un mes y medio durante el cual ha aprendido a mirarnos a los ojos, a jugar y a reírse de un modo irresistible. Casi 50 días han sido suficientes para enamorar a abuelos, tíos, primos, amigos y vecinos. Y por supuesto a nosotros. Nuestro bebé es un tragón de 4,6 quilos, tranquilote y alegre. Un bombón. Una joya. Un milagro que nos compensa la pesadilla que vivimos el 22 de julio.
 
Ingresamos a primera hora moderadamente tranquilos. El equipo de obstetricia que me hacía el seguimiento del embarazo decidió programar la cesárea justo el día que cumplía las 37 semanas. Estábamos contentos. Mi placenta previa no llegó a dar síntomas y solo nos quedaba un pequeño paso para ser padres.
 
La cesárea fue bien. Había riesgo de sangrado porque mi placenta no solo era previa si no también anterior. Es decir, se había implantado en la parte baja de mi útero y en la pared frontal, justo donde debía hacerse la incisión. Así que para sacar a mi niño tenían que cortar primero la placenta y luego correr muy mucho para evitar que ninguno de los dos perdiera más sangre de la necesaria. Y todo fue bien. Lo noté enseguida: todos los que estaban en quirófano (unos 10, entre gines, matronas, anestesista y demás) se relajaron y empezaron a bromear conmigo. Y yo estaba tan atontada por el subidón de adrenalina que casi no podía ni responder. Pero estaba tranquila. Ni eufórica ni emocionada. Solo tranquila, envuelta en una paz extraña. Me enseñaron a mi niño y se lo llevaron con su padre a hacer el piel con piel. Luego me contaron que mi chico lloró al verlo. Que pudo experimentar las sensaciones que yo me perdí. Los vi un segundo de camino a recuperación. Él me besó. Tenía los ojos rojos. Y nuestro hijo dormía en sus brazos.
 
La hemorragia empezó a los 20 minutos. Justamente en ese momento habían dejado entrar a mi chico y al bebé para que estuvieran conmigo. Pude ver su cara de terror mientras notaba como la cama se llenaba de sangre. Una ginecóloga los sacó de allí y los dejó sentados en una silla en medio del pasillo. Empezaron a entrar médicos y algunos de ellos se subían encima de mí, apretando el útero con todas sus fuerzas. Es uno de los protocolos que se siguen para resolver una atonía uterina. Mis gritos se escucharon por toda la planta. Pensé que me desmayaría por el dolor. Ojalá. Pero no.
 
La atonía uterina se produce cuando una vez expulsada la placenta el útero no se contrae para volver a su tamaño original y se queda distendido. Al no haber ese ejercicio de contracción, los vasos sanguíneos y las arterías uterinas siguen sangrando. Mucho. Y si la hemorragia no se detiene, la única solución es extirpar el útero para evitar que la madre entre en shock y muera.
 
En mi caso, después de 10 horas, consiguieron controlar la situación. Me libré de la histerectomía. Y por la noche pudieron bajarme a la habitación donde me esperaba mi familia, totalmente desencajada por la preocupación. Perdí mucha sangre, estuve ingresada una semana y aún tengo anemia.   
 
No diré que al tener a mi hijo en brazos todo se olvida porque estaría mintiendo. Le quiero, le quiero muchísimo, pero me está costando un mundo superar todo aquello. A veces tengo pesadillas. A veces siento que no he parido, que no he pasado por el proceso físico de convertirme en madre, porque las 10 horas que pasé en reanimación son como un agujero negro que ha engullido cualquier recuerdo de aquel día. A veces me miro la cicatriz y no me reconozco. Y lo peor de todo: dudo que vuelva a intentar un embarazo. Seria incapaz de vivirlo con normalidad, sin terror al parto. Y ya no puedo soportar más miedos… 
 
Sobre los días que pasé en el hospital y mi intento de lactancia materna escribiré otro día… Niño Bonito se acaba de despertar y eso sí que no quiero perdérmelo.
 
 

4 comentarios:

  1. Uff, qué duro! Entraba para ver cómo te había ido todo y no sabía nada de esto. Me alegro de que aunque fuera una pesadilla, consiguieran controlarlo y se quedara en un gran susto. Ahora no pienses en un futuro embarazo o no, piensa en tu niño bonito y disfruta al máximo, que el tiempo pasa volando!!! Mi Ranita tiene ya casi 6 semanas y casi ni me he dado cuenta! Un besote

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, muchísimas gracias por compartir un momento tan duro y tan personal. Enhorabuena por tu fortaleza y enhorabuena al equipo de profesionales que tuviste luchando por ti y por conservar tu útero. Te deseo lo mejor con tu niño, ya estoy deseando que nos cuentes más cosas :-)

    ResponderEliminar
  3. Alba, sos mamá! Qué maravilla!! Me alegro muchísimo! Qué fuerte todo lo que contás. Qué suerte que pudieron parar la hemorragia y pudiste conservar tu útero. Te deseo lo mejor con tu bebé. Lo bueno ya llegó! A disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve 12 horas en la REA por un shock anafilactico y es duro no estar con el bebe y eso tb trunco mi lactancia exitosa...
    Menudo sustazo te diste maja! Yo tenía placenta previa oclusiva total pero era posterior, y afortunadamente la post cesárea fue de maravilla, sino fuera por los dolores de después al estar a pelo total debido a lo q me paso no me daban ningun calmante...
    Me alegro que todo se resolviese, en este país tenemos unos medicos maravillosos, un besote y se muy feliz bonita mia.

    ResponderEliminar